domingo, 8 de noviembre de 2015

Qué ver en Munich en 36 horas con 3 niños

36 horas en Munich dan para ver lo más interesante de la ciudad, con niños y todo. Empiezo por el alojamiento, para mí clave cuando buscas habitaciones para más de cuatro, baratas y no muy lejos del centro. Nosotros nos alojamos en el Meininger Hotel Munich City Center, muy recomendabe porque tienen habitaciones múltiples de hasta para ocho personas y porque los niños menores de 5 años se alojan gratis y a la mitad de precio los que están entre 5 y 12 años. El hotel tiene además una cocina con lavadora y secadora, una pequeña zona de juegos, una cafetería y prestan todo lo que te puedas haber olvidado en casa, como tronas, cunas, cubiertos infantiles, protectores de enchufes... Hicimos la reserva directamente en su web y pagamos 87 euros la noche con desayuno incluido para todos.
 
hotel familias niños Munich

hotel familias numerosas Munich
 
 
Y ahora, vamos a por el itinerario.
 
QUÉ VER EN MUNICH
 
1. El Allianz Arena, el estadio del Bayern de Munich. Incluso si no os gusta el fútbol, es recomendable. Por la noche está iluminado (nosotros lo vimos en azul, pero cuando hay partido es rojo). Tienen visitas guiadas a diario (incluso domingos) para conocer el estadio, pero es recomendable reservar con antelación desde su web.
 
 
 
2. Olympiapark
Vale la pena al menos un paseo por el que fuera el espacio sede de las olimpiadas de 1972 (no os perdáis las taquillas de la época, que aún siguen allí!). Pero para el que quiera más, hay también visitas guiadas, escaladas por el techo del estadio olímpico, se puede subir a la Olympiaturm (de 190 metros de altura, vistas que permiten contemplar hasta los Alpes (!) y entrada para toda la familia por 15 euros).  Nosotros nos limitamos a recorrerla a pie, ir detrás de los patos del estanque central y entrar en la piscina olímpica, donde los niños se quedaron con las ganas de tirarse por el trampolín olímpico. Justo pillamos el desmontaje de una feria de atracciones que montan desde finales de julio hasta la cuarta semana de agosto, y es que cada año celebran allí un festival de verano, pero además, el Olympiapark es sede de un montón de eventos y espectáculos. Antes de ir a Munich, consultad la programación en su web.


 
3. BMW Welt
Atravesando el Olympiapark a pie se llega hasta el BMW Welt. Aquí tampoco hace faltar ser fan del motor para que disfrutes de darte una vuelta por una gran exposición de modelos BMW y Mini.  Los niños disfrutaron un montón porque podían subir a varios coches que estaban expuestos y toquitear lo que les daba la gana. Hay un pequeño espacio infantil donde realizan talleres para niños. La entrada es gratuita y el edificio está abierto todos los días hasta la medianoche. Justo al lado está el Museo BMW, con una entrada familiar de hasta cinco personas por 24 euros (2 adultos y hasta 3 niños menores de 18 años).

BMW Welt en Munich

4. Centro histórico.
Os recomiendo al 100% la visita guiada de Sandemans. Son esas visitas en las que pagas al final el precio que tú le pongas. Una visita la mar de amena y recomendable hasta para hacerla con niños. De las pocas veces que he visto a mis hijos tan atentos (4, 7 y 10 años).Cristina, nuestra guía, nos enseñó el centro histórico, haciendo un repaso de la historia de Múnich y de sus reyes y nos contó un montón de curiosidades de los muniquenses a través de una visita súper entretenida y llena de humor. Los tours de Sandemans comienzan todos los días en la Marienplatz a las 10:45. en verano hay un segundo turno, a las 14:00, que parte también desde la misma plaza. Es un tour de dos horas y media, con una pequeña pausa de 10 minutos que aprovechamos para conocer la cervecería más famosa de la ciudad: la Hofbräuhaus. Es enooooorme, con mesas de madera largas para compartir (esto es muy común en Alemania), con música en directo y muuuuuchos turistas. Se puede entrar con tranquilidad en los baños, es algo permitido y que hacen muchos visitantes. Aunque no os quedéis a comer o cenar, vale la pena darse una vuelta.

Cervecería Hofbräuhaus

Otra cervecería recomendable y algo menos turística es la Augustiner Bräustuben, es la que probamos nosotros el día que llegamos a Munich. Llovía, así que no quisimos ir al centro ni alejarnos del hotel. Y justo enfrente vimos un restaurante con pinta muy alemana. Al entrar nos encantó. La típica cervecería alemana, alemana, con mesas grandes, camareros con platos de codillo... parecía que habíamos acertado y por casualidad. Cenamos fenomenal y barato y el servicio muy rápido. Encantados salimos y luego entendimos el porqué: La Augustiner Bräustuben era la cervería recomendada en la Lonely Planet.
 
Comer en Alemania no nos pareció nada caro (entra 40 y 50 euros los cinco). Lo menos barato es la bebida. A veces vale más una cerveza que un plato de la carta, pero en general se come hasta casi más barato que en España. Para acertar con los niños, el Schnitzel (filete de cerdo rebozado que se sirve normalmente con patatas fritas) y los Späztle (pasta parecida a los espaguetis, pero cortitos y más blandos). Los dos platos los encontraréis por todo el sur de Alemania.
 
Lo que no se puede perder nadie que visite Munich es su famoso carrillón en el Nuevo Ayuntamiento de la Marienplatz, cada día a las 11:00 y a las 12:00 y en verano, también a las 17:00.
 
 
5. Viktualienmarkt
El Viktualienmarkt es un mercado al aire libre, justo detrás de la Marienplatz, con puestos de comida gourmet muy interesantes. en el centro del mercado hay una cervecería, de nuevo con mesas compartidas, donde podéis llevaros la comida que hayáis comprado en los puestos con la condición de pediros la bebida. Es así en la mayoría de cervecerías al aire libre que os encontraréis en Munich (se les conocer como Biergarten).
 
Viktualienmarkt Munich
 
En verano suele haber mucha gente, así que hay que estar espabilado y sentarse en el primer hueco que veáis.

6. Surfers
 
Surfistas en Munich? Pues sí, en el río! Nos pareció tan curioso que nos acercamos adrede hasta el río Isar para verlos. Sólo tienen una ola, pero hay que ver lo que les cunde. Vayas el día que vayas, haga frío o calor, llueva o nieve, siempre encontraréis allí gente practicando surf. Las reglas las tienen claras, sólo un surfista cada vez, así que van haciendo cola, tirándose al agua uno a uno y estando poco tiempo en el agua para que entre el siguiente.
 
surfistas Munich
 

Desde allí mismo podéis continuar el curso del río para pasear por el Englischer Garten, el parque más grande de Munich. Si hace buen día, veréis a muchos alemanes tomando el sol por allí e incluso bañándose en el río. Hay mucho césped, parques infantiles y justo en el centro, un Biergarten con una torre china.
 
Y un consejo más. Hay un billete de un día para el transporte público que sirve para hasta cinco personas. Los niños de entre 6 y 14 años cuentan la mitad (es decir, dos niños cuentan como un adulto). Por 22 euros podéis utilizar en familia todas las veces que necesitéis el transporte público (trenes, metro o buses) y también llegar hasta el aeropuerto.
 
Alguna recomendación más de alguien que haya estado con los niños en Munich?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...